ESTE AÑO CON RETRASO, PERO DE NUEVO A GRULLEAR!!!

Las circunstancias mandan y hemos ido posponiendo nuestro viaje a tierras extremeñas para disfrutar del encanto de la vida que se concentra por aquellos lares en invierno pero al final el fin de semana pasado pudimos disfrutarlo, os dejo el relato de la veterana pluma de Alfredo para que compartáis con nosotros esta estupenda experiencia.


 
Fin de semana en Extremadura





         Aunque con algunas semanas de retraso con relación a otros años, este pasado fin de semana hemos vuelto a Extremadura en busca de las Grullas. La idea era, como en años anteriores, movernos por la zona de la ZEPA-ZEC “Vegas y dehesas del Ruecas, Cubilar y los alrededores del Parque Periurbano de Conservación y de Ocio de “Moheda Alta” pero…tuvimos que cambiar nuestro recorrido, visto el poco interés ornitológicoque está quedando en toda esta zona cercana al Parque Periurbano de Conservación de “Moheda Alta”, debido a la masiva plantación de olivos y frutales, con el consiguiente impacto para la invernada de las Grullas que, según las estimaciones de algunos expertos, puede haberse reducido en más de un 30% y, lamentablemente, este 30% seguirá descendiendo, si la administración permanece con los ojos cerrados, permitiendo que se sigan eliminando: Dehesas, Arrozales y Maizales que hasta ahora constituían la principal fuente de alimentación de estas emblemáticas aves que son todo un símbolo de Extremadura. Yo creo que dentro de unos años, si esto no se detiene, me refiero al cultivo súper intensivo de olivas y frutales, toda esta zona está condenada a la extinción de Grullas.

         En el año 2001 la Junta de Extremadura creo el Parque Periurbano de Conservación y de Ocio de “Moheda Alta”, pasando a formar parte de la Red de Espacios Naturales Protegidos de Extremadura, para difundir, y con mucha razón, la gran variedad paisajística existente en su entorno, con la presencia de numerosas especies de fauna y flora silvestre y orientado a ensalzar los dos contenidos más representativos de la zona: “Las grullas y la dehesa”. Pero, en la actualidad, si miramos el entorno del parque, esa gran variedad paisajista no la encontramos casi por ningún lado, y de la gran variedad de fauna silvestre que se podía ver no hace muchos años, “ni hablamos”. Por lo tanto, a dia de hoy este Parque no parece que tenga mucho sentido. Cuando fue creado se difundió la variedad paisajística existente en su entorno (dehesas de encinas, regadío, cultivos de cereal de secano, pastizales, etc…) y además, haciendo gala de que esta variedad paisajística había propiciado que se convirtiera en la principal zona de invernada de la Grulla en Extremadura, llegando a acoger la población más importante de toda la región y una de las más importantes de la Península Ibérica.

          Pero si ahora resulta que toda esta variedad paisajística la estamos transformando en un “monocultivo olivarero”, ¿dónde está el actual sentido de este Parque? Creo que en un plazo no muy lejano en el Parque tendrá que cambiar los primeros mensajes que se venían difundiendo hasta el dia de hoy sobre los valores de: la Dehesa, el Regadío, los Cultivos de cereal de secano, los Pastizales y la fauna silvestre de sus alrededores. Y, a partir de ahora, creo que no sería mucho pedir que los responsables de esta transformación pasaran a difundir a todos sus visitantes un nuevo mensaje con el tipo de agricultura masiva que se está creando en su entorno, con sus grandes “valores culturales” y el aporte que puede significar un territorio donde un impresionante y continuado tapiz arbustivo de olivos que no para de crecer, nos está privando de esa zona paisajística. Y lo que es peor, de una de las principales zonas de invernada de la Grulla en Extremadura, que en su dia tanto se pregonó con la creación de este Parque Periurbano de Conservación y de Ocio de “Moheda Alta”, que, como es natural, sus buenos dineros les habrá costado a todos los Extremeños”.

         Esta claro que a pesar de las muchas trabas que le están poniendo por aquí a la fauna alada, Extremadura sigue siendo un paraíso ornitológico y solo hay que ver la variedad de aves de las que hemos disfrutado en estos dos días



Sábado día 8 de febrero.



        Como ya nos habían advertido que por la zona del Parque Periurbano de“Moheda Alta”  no había mucho que ver, pasamos al plan B, que era un recorrido de unos 40 km. por una carretera asfaltada, rodeada de cultivos de arroz y maíz donde pronto empezamos a ver pequeños grupos de Grullas.


  Recorridos unos 5 km., nos detuvimos cerca de un tractor que estaba fangueando una tabla de arroz (El «fanguear» consiste en batir la tierra con un tractor con ruedas de hierro para mezclar la tierra y la paja.); contemplar esto del fangueo, es todo un espectáculo, había cientos de Garcillas bueyeras, Garceta común, Garceta grande, Gaviotas reidoras y sombrías, todas compitiendo por llevarse al estómago el mejor de los bichos que el tractor iba levantando del fango. En una tabla de arroz cercana, localizamos un grupito de Correlimos comunes,


 varios Chorlitejos chicos, Andarríos chico y Andarríos grande, Agachadiza común y un poco más adelante dimos con 6 Espátulas.


 Lo siguiente en aparecer, lamentablemente, fue un Meloncillo atropellado en la carretera. Poco a poco los kilómetros iban pasando rodeados de grandes bandos de Grullas que a medida que avanzábamos se hacían más numerosos.


 Sin olvidarnos de algunas rapaces que también se dejaron ver en este recorrido: Aguiluchos laguneros, Milanos reales,  Busardo Ratonero, Cernícalos; y así llegamos hasta unas tablas de arroz cercanas a la carretera donde había más de 2000 Agujas colinegras, todas muy tranquilas y sin inmutarse mucho ante la presencia de los que estábamos allí observándolas, también había algunas cigüeñuelas,


 y unos estudiosos holandeses, que estaban allí, nos comentaron que también había Chorlitos Dorados, que, por cierto, nosotros no llegamos a ver, pero lo de las Agujas colinegras era espectacular, nunca habíamos visto nada igual, ni parecido, y claro está, aquello había que disfrutarlo y allí estuvimos hasta que la tarde empezó a caer. La siguiente parada prevista era visitar un dormidero de Grullas cercano que nos habían recomendado unos amigos. Llegamos al dormidero ya con el sol desaparecido y pronto empezamos a ver los primeros cordones de Grullas acompañados de sus característicos gritos dirigiéndose al dormidero y así continuó hasta que se hizo denoche. Ese corto espacio de tiempo hasta que desapareció la luz fue todo un espectáculo, llegaban Grullas por todas partes, cordones y más cordones de Grullas y todas emitiendo ese escándalo de voces que caracteriza su llegada masiva a un dormidero, los trompeteos en el silencio de la noche de más de 6000 grullas entrando a un dormidero son momentos que todos los amante de la naturaleza y especialmente de las aves deberían contemplar. Cuando se hizo el silencio, ya con la noche cerrada por completo y el espectáculo finalizado, fue el momento de poner rumbo a cenar y a dormir.



Domingo dia 9 de febrero



        Con una mañana despejada y con un sol que ayer casi no vimos, la idea para hoy era visitar algunos embalses. Nos pusimos en marcha y apenas recorridos unos kilómetros, primera parada para ver una pareja de Elanios peleándose con unos Cuervos


 junto a una colonia de Cigüeñas blancas con sus nidos en varias encinas y, sin movernos de allí, 


localizamos un grupo de unas 8 Avutardas a una distancia considerable y una hembra de Sisón. De camino a uno de los embalse pasamos por unas tablas de arroz donde las Gaviotas y todo tipo de Garzas acompañadas de un Morito


 y algún que otro Limícola trataban de buscarse la comida del día. Llegados al embalse, allí lo que más había eran pescadores, bueno… también había Ánades azulones, Patos cucharas, Ánade rabudo, Ánade friso, Cormoranes, Somormujos y poco más. Continuamos nuestro recorrido por otros embalses sin ver nada mencionable, ni en el recorrido ni en los embalses. Ya con las 5 de la tarde cumplidas, pusimos rumbo a una charca artificial cercana para cerrar estos dos días por Extremadura y de camino pudimos disfrutar de varios miles de grullas entrando a unas tablas de arroz cercanas a la carretera.           Situados a orillas de la balsa, lo primero que llamó nuestra atención fue un grupo de cerca de 100 Gansos del Nilo (Alopochen aegyptiaca) en la isleta que se forma en el centro de esta balsa. Nunca nos habíamos encontrado con una concentración tan numerosa y por los últimos datos que se están recogiendo, esta especie no deja de crecer por aquí. El ganso del Nilo (Alopochen aegyptiaca) está incluido en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente desde el 2013, por el alto riesgo de generar impactos en la biodiversidad. Por lo tanto…“otro dolor de cabeza más para Junta de Extremadura”.

         Continuando con la inspección ocular a la charca, encontramos un grupo de 15 Espátulas con una de ellas anillada, pero la pata donde tenía las anillas de PVC la tenía guardada y solo vimos la metálica, también localizamos dos pequeños grupos de Archibebes, uno con 10 Archibebes claros y otro con 8 Archibebes oscuros, alguna Garceta grande y Real,


 Gaviotas reidoras y sombrías, Chorlitejo chico, Cormoranes, mucho Pato cuchara, y Ánade azulón y posiblemente algo más que se me pase, pero la visita a esta charca mereció la pena.



        Con la tarde ya prácticamente concluida, emprendimos el viaje de vuelta a casa con las más de 80 especies de aves vistas en estos dos días y el recuerdo de haber pasado unas jornadas cargados de lances pajareros compartidos por grupo de buenos amigos.





Alfredo Mirat López

Febrero 2020

Comentarios

Entradas populares de este blog

Y DE NUEVO TOCA HACER BALANCE!

OTRA JOYA EN NUESTRAS MANOS!

HACIA TIEMPO QUE NO ENTRABA EN EL BLOG